PRÁCTICA 5.2 “SALDO MIGRATORIO DE ESPAÑA (2008-2012) Y PAÍSES DE DESTINO DE LA EMIGRACIÓN ESPAÑOLA (2008-2013)”

PRÁCTICA 5.2 “SALDO MIGRATORIO DE ESPAÑA (2008-2012) Y PAÍSES DE DESTINO DE LA EMIGRACIÓN ESPAÑOLA (2008-2013)”

 

  1. Clasificación de los gráficos:

Nos encontramos ante dos gráficos de barras obtenidos ambos de la “Estadística de Migraciones” del Instituto Nacional de Estadística (INE). Se entiende por emigración exterior el conjunto de personas que salen de su país de origen para establecerse en otro. Se entiende por inmigración el conjunto de personas que llegan a un país procedente de otro. Por tanto, una persona es emigrante en su país de origen, e inmigrante en el país de llegada. El Saldo Migratorio es el resultado de restar Emigración – Inmigración.

En el gráfico superior de barras verticales se refleja el “Saldo migratorio de España 2008-2012 (en miles de personas). En el gráfico aparecen cuatro variables: la “Emigración” en color negro; la “Inmigración” (en color amarillo), el “Saldo Migratorio” (en gris) y, en la parte inferior, los años desde 2008 hasta 2012. En vertical a la izquierda, las cifras de 10 en 10, tanto las positivas como las negativas.

En el gráfico inferior de barras horizontales vienen reflejados los “Países de destino de emigrantes españoles 2008-2013”. Constatamos dos variables: los países en el eje vertical, y el número de emigrantes, de 5000 en 5000, en la parte inferior.

 

  1. Interpretación de los datos:

En el gráfico superior (Saldo migratorio de España entre 2008 y 2012 –en miles de personas-) vemos como el Saldo Migratorio (en gris) aumenta continuamente en sentido negativo debido, sobre todo, por el aumento manifiesto de la emigración (en negro) que tampoco deja de crecer entre esos años.

La causa de esa fuga de población se debe, sin duda, a la crisis económica, e incluye tanto a población autóctona (jóvenes, sobre todo, de entre 20 y 39 años) como a emigrantes nacionalizados o censados en España que regresan a sus países de origen ante la falta de perspectivas laborales en España. La inmigración (en amarillo) decrece ligeramente entre 2008 y 2009 y entre 2011 y 2012. Sin embargo, creció, también ligeramente, entre 2009 y 2011. Vemos como en 2008 la inmigración y la emigración son casi similares en torno a las 30.000 personas, apenas mayor la emigración. Sin embargo, apenas cuatro años después (en 2012), la emigración es casi el doble que la inmigración (55.000 emigrantes) frente a los 31.000 inmigrantes. Por tanto, España pierde población (unas 25.000 personas) , en especial población joven y cualificada debido a la falta de oportunidades, entre esos años.

Los países de destino podríamos agruparlos en cuatro grupos: países europeos comunitarios (Reino Unido, Francia, Alemania y Bélgica), países europeos no comunitarios (Suiza), países iberoamericanos (Ecuador, Argentina, Venezuela y Brasil) y Estados Unidos. El país que recibe más población hispana entre 2008 y 2013 es Reino Unido (31.000 personas). Entre 15.000 y 25.000 españoles fueron a Francia, USA, Alemania y Ecuador. Entre 10.000 y 15.000 españoles fueron a Suiza, Argentina, Venezuela y Bélgica. Y apenas 6.000 españoles fueron a Brasil.

Las principales razones son: oportunidades de trabajo y estudios y pertenencia a la UE (Reino Unido, Francia, …) y afinidad lingüística y cultural, así como vuelta a los píses de origen(Ecuador, Venezuela, …). Suiza y USA, por oportunidades de trabajo y estudios.

 

  1. Consecuencias de esta dinámica migratoria:

Si estos datos se mantienen el tiempo y las tasas de natalidad no los corrigen, España está abocada al envejecimiento de la población y a perder población, en especial población joven y cualificada, con lo que todo ello puede representar, muy negativamente, para las pensiones futuras y el propio desarrollo como país. La población joven es fundamental para el pago de las pensiones a los mayores y para la ocupación de puestos de trabajo y dinámicas emprendedoras. Urge ya que los gobiernos tomen medidas tendentes a impulsar la economía y la consiguiente creación de puestos de trabajo atractivos para los jóvenes y población activa en general.

El Consejo de la Juventud de España calcula que la fuga de talento joven le cuesta a España unos 60.000 millones de euros.

 

A %d blogueros les gusta esto: