Bloque 4. Comentario 4.3. del gráfico “Evolución del número de visitantes y de los ingresos por turismo en España, 1955 – 2012”

P.4.3. Visitantes e ingresos. Color

COMENTARIO DEL GRÁFICO “EVOLUCIÓN DEL NÚMERO DE VISITANTES Y DE LOS INGRESOS POR TURISMO EN ESPAÑA, 1955-2012”

1. Descripción del gráfico.

La fuente de estos datos es el Instituto Nacional de Estadística (INE). Entendemos por visitantes tanto a los turistas que pernoctan como a los excursionistas que van de paso por nuestro país.

Este gráfico lineal doble pone en relación tres variables. En el eje de ordenadas de la izquierda, cifras de 0 a 100 en un rango de 10 en 10, que van a referirse tanto a visitantes como a ingresos, según cada curva. Y en el eje horizontal o de abscisas tenemos los años desde 1955 hasta 2012, en un rango general de 5 en 5 años, salvo en los años en  que hay algún cambio significativo en los que también se expresan los años (1973, 1989, 2008), y también desde 2008 hasta 2012. La curva de visitantes se refleja en color azul y el de ingresos en color rojo.

Podríamos dividir este gráfico en tres fases o segmentos: de 1955 a 1973, de 1973 a 1985, y desde 1985 hasta la actualidad.

a. Desde 1955 a 1973 vemos como crece el número de visitantes desde 1.000.000 hasta 34.500.000. Sin embargo, los ingresos sólo crecen hasta poco más de 1.000.000.000.

b. Desde 1973 a 1985, el turismo español entra en una fase de crisis. Aunque vemos que los ingresos y número de turistas siguen creciendo, lo van a hacer a un ritmo más bajo que el mundial.

c. Desde 1985 se recupera se recupera el ritmo ascendente de visitantes e ingresos turísticos, excepto en un breve periodo a comienzos de los 90 por la recesión económica de esos años. Así podemos ver cómo los visitantes llegan hasta los casi 100 millones y los ingresos ascienden hasta casi 44 mil millones.

 2. Causas de la crisis de este modelo tradicional: 

El turismo de la primera  fase (1955-1973) era un turismo de masas caracterizado por una oferta turística abundante y barata, dirigida a una demanda homogénea y masiva, de poder adquisitivo medio o medio-bajo, muy concentrada temporalmente en verano y espacialmente en las zonas de sol y playa de Baleares, Canarias u litoral mediterráneo peninsular. Otra característica de esta fase es la dependencia de los tour-operadores internacionales en la comercialización del turismo, y la despreocupación por el impacto medioambiental de esta actividad. En 1973 hay un punto de inflexión en el número de visitantes (con tres millones de visitantes menos) debido a la crisis del petróleo, y los ingresos se mantienen estables. A partir de 1975 vuelve a subir el número de visitantes y los ingresos.

La fase de crisis (1973-1985) se debió a dos causas: causas coyunturales como la crisis económica mundial motivada por la subida del precio del petróleo que afectó a la demanda turística, pero también se debió a causas de fondo como la aparición de nuevos destinos turísticos competidores (Caribe, sureste asiático, Oceanía, …) y a los problemas de la oferta turística española: carestía de precios por la inflación y subida de salarios; falta de adaptación a las nuevas exigencias; poca calidad en el servicio, infraestructuras y medio ambiente; envejecimiento de la población europea; cambios en los periodos vacacionales europeos; aparición de nuevas modalidades de turismo, etc.

3. Factores para potenciar la reconversión y un nuevo modelo turístico

Desde 1985 tenemos un auge aparentemente imparable. Las causas se deben a: ingreso de España en la Comunidad Europea (1986), crecimiento del turismo interno, los conflictos en nuestros destinos competidores (Egipto, Túnez, Turquía, …) y el inicio de la reconversión hacia un nuevo modelo turístico basado en la diversificación, la calidad y la sostenibilidad.

El nuevo modelo turístico se caracteriza por una oferta de calidad dirigida a una demanda mas diferenciada, menos numerosa pero con mayor poder adquisitivo, y mejor repartida en el espacio y en el tiempo como resultado de la mayor diversificación de las modalidades de turismo. El nuevo modelo se propone también reducir la dependencia exterior en la comercialización turística y conseguir la sostenibilidad medioambiental de esta actividad.

 

A %d blogueros les gusta esto: