Bloque 2. Tema 2.2. Posición de España en el mundo globalizado

BLOQUE II. TEMA 2.2 LA POSICIÓN DE ESPAÑA EN EL MUNDO GLOBALIZADO

 1.Introducción.

La crisis financiera y económica internacional de los últimos años ha puesto de manifiesto el alto grado de interdependencia de las economías mundiales, cuya actividad sobrepasa las fronteras nacionales en un mundo cada vez más globalizado. Aunque en tiempos de crisis la globalización supone un riesgo, puesto que puede retrasar la recuperación de la actividad y el empleo, los teóricos de los organismos multilaterales la defienden como motor del desarrollo, algo que ha sido clave en el caso español, que ha pasado de ser la economía europea más cerrada durante la primera parte de la dictadura franquista a estar entre las primeras economías del mundo.

  1. Posición económica.

España mantiene su undécimo puesto en el ránking de los países con mayor presencia global. Destaca España en el ránking de  presencia informativa global, en el que ocupa nada menos que el quinto puesto, gracias liderazgo deportivo de España.

España ocupa el puesto decimocuarto en la lista de las economías mundiales que elabora el Fondo Monetario Internacional (FMI), al contar con un PIB cercano a 1,1 billones de euros. No obstante, la crisis ha provocado que sea adelantada en esa clasificación por países como Canadá, India, Rusia y Australia, que han alejado la posibilidad de que pueda volver a situarse entre los diez primeros en el medio plazo. El sector exterior español se ha mantenido fuerte a pesar de la crisis y es uno de los principales pilares de la economía que aporta crecimiento.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) sitúa a España como decimoctavo exportador mundial de mercancías, al mismo nivel que países como Emiratos Árabes Unidos y Australia, mientras que en lo que se refiere a importaciones le coloca en el puesto decimoquinto, al lado de países como México, Rusia y Singapur.

Otro de los indicadores económicos que sitúan a España en el mundo globalizado es el de competitividad, elaborado por el Foro Económico Mundial, que le ubica en el puesto 36 de una lista de 144 economías, clasificadas por el nivel de exportaciones en relación con la calidad de vida de la población.

Los factores que sitúan a España en la franja alta de la competitividad son la calidad de sus infraestructuras de transporte -reconocidas con el décimo puesto absoluto-, el tamaño de su mercado o las altas tasas de matriculación en educación superior, así como el buen nivel del país en implantación de tecnologías de la información y comunicación.

Frente a esas fortalezas, el Foro Económico Mundial señala debilidades que perjudican la competitividad como los desequilibrios macroeconómicos, el desequilibrio de las cuentas públicas, la corrupción local, la falta de crédito y el insuficiente gasto en investigación, desarrollo e innovación, que es considerado crucial como elemento para la transformación económica de un país.

En lo que respecta al grado de inversión directa, en 2011 España se situó en el puesto número 13 de la lista de países que más invierten en el exterior y en el puesto número 14 en lo que se refiere a la recepción de inversiones, según los datos de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD). Este organismo subraya que las inversiones directas de las firmas españolas en el exterior han caído más del 80 por ciento desde 2007, antes de que comenzara la crisis y pinchara la burbuja inmobiliaria.

  1. Posición socio-cultural.

En el terreno demográfico España ha experimentado un importante crecimiento durante los últimos años (47.000.000 de habitantes), básicamente a partir de la inmigración extranjera que ha sido especialmente relevante en los últimos diez años. Hoy aproximadamente el 10 % de la población residente en España es extranjera. Pero a raíz de la aguda crisis económica que atraviesa el país, está situación está cambiando: en apenas 2 años, España ha pasado de ser receptora de inmigrantes a ser emisora de emigrantes, tanto por la vuelta de los inmigrantes a sus respectivos países de origen, como por la fuga de jóvenes españoles con cualificación profesional que no encuentran aquí perspectiva de trabajo.

En el mundo globalizado actual, España destaca por su presencia cultural en Europa y especialmente en América. El castellano es la segunda lengua occidental por hablantes y es apoyada internacionalmente por el Instituto Cervantes. La fortaleza de la cultura española se ha acrecentado especialmente por el aumento de hispanohablantes en EE.UU. La crisis económica ha reducido drásticamente el presupuesto para el Instituto Cervantes.

  1. Posición internacional y política exterior.

La participación en las instituciones internacionales de cooperación es amplia y destaca especialmente su papel como miembro de la ONU en misiones de mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, también de las organizaciones dependientes de las Naciones Unidas (OIT, FMI, UNESCO, Banco Mundial…). No obstante, España está muy por debajo de los niveles de ayuda oficial al desarrollo (AOD) de los países más desarrollados y se centra especialmente en el Magreb y algunos países de América Latina. En estos momentos, la Cooperación al Desarrollo prácticamente ha desaparecido.

Como estado occidental, España también participa en órganos de cooperación regional. El más destacado es la Unión Europea, de la que forma parte desde 1986 (entonces CEE) y que ha supuesto la cesión de competencias soberanas, principalmente económicas, a las instituciones comunitarias. Desde 1982 España es miembro de la OTAN y ha participado como aliada de EE.UU. en determinadas acciones de seguridad (Yugoslavia, Afganistán…).

La política exterior de España viene condicionada, en buena medida, por su situación de encrucijada entre dos continentes (Europa y África) y dos mares (Océano Atlántico y Mar Mediterráneo). Teniendo en cuenta esta posición geoestratégica, podemos comprender cuáles son las líneas prioritarias de la política exterior española: Europa y, en especial, la UE; Mediterráneo y norte de África; e Iberoamérica. Otros ámbitos son: Norteamérica (USA y Canadá), Oriente Próximo, Asia y Pacífico, y el África subsahariana.

– Las relaciones más estrechas son con la UE: PESC (Política Exterior y Seguridad Común) y JAI (Justicia y Asuntos de Interior).

– Con Rusia: Incrementar la cooperación y colaborar en la pacificación de los Balcanes.

– Con el Mediterráneo y norte de África: Cooperación para impulsar la estabilidad y prosperidad en la zona

– Con Iberoamérica: Defender los intereses españoles en una zona del mundo con la que tenemos importantes lazos históricos y culturales, a la vez que se impulsa la solución de los problemas de la zona (fomento de relaciones institucionales, mejora de las condiciones de vida de los inmigrantes iberoamericanos en España y refuerzo del papel de Iberoamérica en el mundo).

A %d blogueros les gusta esto: