1. El Antiguo Régimen.

Llamamos Antiguo Régimen (A. R.) al conjunto de rasgos políticos, jurídicos, sociales y económicos que caracterizan a Europa y su colonias durante los siglos XVII y XVIII.

Para la reflexión. El término “Antiguo Régimen” originalmente tuvo una connotación negativa, despreciativa, pues fue por los revolucionarios franceses para referirse a las caducas estructuras sociopolíticas de Francia que ellos querían (y lograron) destruir.

Las cuatro características básicas del A. R. son: Una demografía antigua, una economía agraria, una estructura social estamental y una forma de gobierno de monarquía absolutista.

Veamos cada característica con más detalle cada una.

1. Demografía antigua: La población crecía muy lentamente (Crecimiento Vegetativo lento) debido a que la alta Tasa de Natalidad era contrarrestada por la alta Tasa de Mortalidad (en especial, la mortalidad materna e infantil). Periódicamente se sucedían crisis demográficas por hambrunas y epidemias. Llamamos “trilogía medieval” a las tres causas más frecuentes de muertes que aún estaban presentes en el A. R.: fame, peste e bellum (hambruna, epidemias y guerras). En los periodos de crisis demográficas la población llegaba a disminuir a veces drásticamente (Crecimiento Vegetativo negativo).

Sin embargo, a lo largo del siglo XVIII, en algunas zonas de Europa Occidental (Inglaterra, Francia, …) se producen adelantos tecnológicos que van a facilitar un aumento de la producción agrícola (excedentes alimentarios) lo cual hace que la población esté mejor alimentada y, por tanto, más resistente a las epidemias. Además, se producen mejoras sanitarias (medicina, …).

El resultado va a ser que la población va a crecer de forma importante (Crecimiento Vegetativo alto) en estas zonas (Inglaterra, Francia, …) al mantenerse alta la Tasa de Natalidad y disminuir la Tasa de Mortalidad.

Este crecimiento demográfico va a provocar, a su vez, un crecimiento económico al necesitarse una mayor producción de alimentos para esa mayor población y, a su vez, va a haber más mano de obra disponible para el campo y la industria.

Por tanto, el crecimiento demográfico en algunas áreas de Europa Occidental (Inglaterra, Francia, …) va a ser uno de los factores que van a producir la Revolución Industrial y Agrícola.

La población es mayoritariamente rural y vive en aldeas. Pero a mediados del siglo XVIII se produce en Inglaterra un importante éxodo rural (población que deja sus aldeas para irse a vivir a la ciudad). Estos movimientos migratorios van a facilitar la Revolución Industrial y un importante crecimiento urbano (urbanismo).

Transición Demográfica. El primer estadio es la Demografía Antigua.

Transición Demográfica. El primer estadio es la Demografía Antigua.

2. Economía agraria: La base de la economía del A. R. era la actividad agrícola y ganadera que ocupaba al 75 % de la Población Activa, siendo la tierra la principal fuente de riqueza. La propiedad de la tierra seguía siendo de carácter señorial: unos pocos grandes propietarios que seguían recibiendo cuantiosas rentada de carácter feudal que les pagaban una gran masa de campesinos.

La población es mayoritariamente rural y vive en aldeas. Pero a mediados del siglo XVIII se produce en Inglaterra un importante éxodo rural (población que deja sus aldeas para irse a vivir a la ciudad). Estos movimientos migratorios van a facilitar la Revolución Industrial y un importante crecimiento urbano (urbanismo).

La industria es todavía artesanal y controlada por los gremios de origen feudal.

El comercio más importante es el de larga distancia (con las colonias americanas, …). El comercio interior (dentro del país) es escaso y muy complicado debido a la inexistencia de buenas comunicaciones (carreteras) internas y a la inexistencia de un mercado interno unificado (se pagaban impuestos y aduanas por pasar de una parte a otra del mismo país).

3. Estructura social estamental: Un estamento es un estrato o grupo social definido por un estilo de vida, misma función, posesión de terminados derechos, se suele pertenecer a él por herencia familiar (por nacimiento dentro de una determinada familia) o por graciosa concesión del monarca y es impermeable (es muy difícil entrar o salir del estamento).

Cada persona pertenece a un estamento, por lo general por su familia de nacimiento (aunque también el rey podía hacer una concesión especial). En función del estamento a que perteneciera, podías tener o no unos derechos o ventajas o, por el contrario, unas obligaciones u otras. Esta organización estamental era sumamente rígida: era muy difícil entrar o salir del estamento de nacimiento.

Hay dos grandes estamentos: privilegiados y no privilegiados. Hay que dejar muy claro que “privilegiado” no es necesariamente sinónimo de “rico”, ni “no privilegiado” es necesariamente sinónimo de “pobre”. En absoluto. Hay sectores “no privilegiados” como una parte de la burguesía que puede tener más dinero que algunos “privilegiados”. Por tanto, la organización estamental no se hace originalmente en función del dinero. El dinero (ricos – pobres) va a ser el elemento que va a jerarquizar otro tipo de sociedad que va a venir después y aún tenemos: la sociedad burguesa o capitalista.

Los privilegiados lo son por nacimiento y forman un grupo muy heterogéneo. Son una pequeña minoría de la población. Sus privilegios son: estar exentos de pagar impuestos y tener una leyes y derechos especiales. Algunos son propietarios de tierras. Dentro de los privilegiados tenemos a la nobleza y al clero. Pero dentro de cada uno de esos grupos tenemos distintos sectores: alta nobleza (rica y propietaria de tierras) y baja nobleza (segundones y arruinados a los que sólo les queda un supuesto pasado familiar glorioso), al igual que tenemos un alto clero (dignidades eclesiásticas como cardenales, obispos, … que, si se me permite la expresión, “vivían, y siguen viviendo aún hoy, como Dios”) y un bajo clero (párrocos, …) que pasaban la misma hambre que el pueblo llano. El clero tenía, además de su riqueza patrimonial (tierras, abadías, conventos, …), el poder ideológico y el prestigio social: en sus sermones y homilías justificaban el orden social y político existente como “de origen divino” (Dios quiere que las cosas sean así, el poder viene de Dios, ….).

Los  no privilegiados, Estado LLano o Tercer Estado, que son la inmensa mayoría de la población, también eran un grupo de lo más variopinto: burguesía (propietarios de negocios y tierras), artesanos (organizados en gremios), campesinos (la gran mayoría) y marginados (mendigos, prostitutas, …). Dentro de cada grupo, a su vez, tenemos distintas realidades: grandes burgueses (grandes comerciantes, prestamistas y banqueros, …) y pequeños burgueses (pequeños comerciantes, …), campesinos ricos y campesinos pobres, …. ¿Qué tienen todos los no privilegiados en común? Pues que tienen que pagar impuestos, que no tienen privilegios y que sus derechos son muy limitados.

La sociedad estamental es, pues, desigual por ley. 

Pirámide medieval: Los priviulegiados (el rey, alto clero y alta nobleza, bajo clero y baja nobleza) y el Tercer Estado (burgueses, campesinos, mendigos, ...) o no privilegiados.

Pirámide medieval: Los priviulegiados (el rey, alto clero y alta nobleza, bajo clero y baja nobleza) y el Tercer Estado (burgueses, campesinos, mendigos, …) o no privilegiados.

4. Un gobierno de monarquía absolutista de origen divino: Se suponía que el poder venía de Dios, por tanto, el rey tenía todo el poder por voluntad divina y sólo era responsable ante Dios, nunca ante los súbditos. Su máximo esplendor tuvo lugar desde mediados del XVII hasta finales del XVIII, e irá desapareciendo tras la Revolución Francesa (1789) y las revoluciones liberales del siglo XIX.

     El poder absoluto del rey se apoyaba en: el Consejo de Ministros, el Ejército, la Burocracia (funcionarios, …) y la Diplomacia (embajadores, …).

Este tipo de gobierno encontró resistencias sobre todo en los sectores privilegiados que veían peligrar sus privilegios feudales por el creciente poder del monarca que paulatinamente iba acaparando todo el poder.

Mediante el Despotismo Ilustrado (“por el pueblo pero sin el pueblo”) los monarcas absolutos intentarán atraerse a otros sectores sociales (burguesía, …) para neutralizar la oposición de los privilegiados.

El ejemplo más claro de monarquía absoluta en Francia es Luis XIV (“El Estado soy yo”).

Pero también hubo excepciones a esta forma de gobierno: la República de las Provincia Unidas (Holanda), la República de Venezia (en el norte de Italia) y la monarquía parlamentaria de Inglaterra.

Familia del rey absolutista francés Luis XIV (

Familia del rey absolutista francés Luis XIV (“El rey sol”) quien afirmaba “El Estado soy yo”.

Power Point Antiguo Régimen

A %d blogueros les gusta esto: