Detalla las fases del conflicto entre liberales y absolutistas durante el reinado de Fernando VII.

fenandovii-goya-fragmento-e1480615945169

El reinado de Fernando VII El Deseado estuvo marcado por el enfrentamiento entre los absolutistas y los liberales.

1ª. RESTAURACIÓN DEL ABSOLUTISMO O SEXENIO ABSOLUTISTA (1814-1820). Tras la firma del Tratado de Valencay (fin de la Guerra de Independencia), Fernando VII regresa a España en 1814 y restaurara la monarquía absoluta anulando la Constitución de Cádiz. Sin embargo, a pesar de la persecución y la represión contra los liberales y los afrancesados, continuaron los intentos por restablecer la constitución de 1812, sacar al país de las desastrosas decisiones y los constantes cambios de gobierno del rey que no supo enfrentar los problemas económicos y políticos del país. Se inicia así, una larga serie de pronunciamientos militares que caracterizaron el siglo XIX español.

2ª. TRIENIO LIBERAL (1820-1823). El Teniente Coronel Rafael del Riego protagoniza un pronunciamiento militar en Cabezas de San Juan (Sevilla) y el rey se ve obligado a aceptar la constitución de Cádiz, comenzando así una etapa caracterizada por la labor legislativa que recupera muchos decretos de las cortes de Cádiz (eliminación de la Inquisición, la disolución de los señoríos jurisdiccionales y los mayorazgos, …). Pero también se produce una división de los liberales  entre moderados y exaltados.

3ª. DÉCADA OMINOSA (1823-1833). A petición de Fernando VII, Francia enviara los “Cien Mil Hijos de San Luis”  para volver al absolutismo y anular toda la legislación del Trienio Liberal. Pero la crisis de la economía y la política, agravada por la perdida de las colonias americanas, obligó a Fernando VII a realizar reformas económicas que conectan con el liberalismo, y a buscar la colaboración de un sector moderado de la burguesía financiera, sin afectar a los estamentos privilegiados.

En 1830, el rey promulgó la Pragmática Sanción que anulaba la Ley Sálica y  permitía gobernar a las mujeres. El infante don Carlos Mª Isidro, hermano de Fernando VII,  se negó a aceptar los hechos organizando un partido realista que daría paso al levantamiento a la muerte del rey en 1833, iniciándose la primera guerra carlista.El conflicto dinástico entre carlistas (partidarios de D. Carlos Mª Isidro) e Isabelinos (partidarios de Isabel II) realmente esconde un enfrentamiento entre partidarios del Antiguo Régimen (carlistas) y liberales (isabelinos).-
El triunfo del liberalismo se producirá porque la economía necesitaba reformas liberales y desde la Corte se apoyó a la burguesía liberal.

En 1833, la ciudad de Santa Cruz de Tenerife es nombrada capital de la provincia de Canarias, para disgusto de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: