Describe las causas, desarrollo y consecuencias de la Revolución de Asturias de 1934.

detencionesasturias.gif
El detonante de la Revolución fue la formación, en 1934, de un nuevo gobierno, más de derechas aún, por la entrada de tres ministros de la CEDA. Los republicanos de izquierdas consideraron la entrada de la CEDA en el gobierno como una traición a la República y el anuncio del triunfo inminente del fascismo.
La izquierda obrera (PSOE, PCE, UGT y CNT) convocó la huelga general nacional, pero esta solo adquirió importancia Barcelona y Asturias. El único lugar en que triunfó la insurrección fue Asturias, donde se había firmado un pacto de alianza regional (la  Alianza Obrera entre socialistas, anarquistas y comunistas), con el fin de socializar los medios de producción en un movimiento revolucionario conjunto. Los obreros consiguieron ocupar por las armas toda Asturias y proclamaron la Revolución Socialista de los Consejos Obreros. El gobierno reaccionó enviando tropas procedentes de Marruecos al mando del general Franco para sofocar la rebelión.
La represión posterior se caracterizó no solo por su dureza, sino también por su arbitrariedad. El balance de la Revolución de Octubre de 1934  fue aterrador: más de mil trescientos muertos, el doble de heridos, y treinta mil detenidos, entre ellos ManuelAzaña (que no había apoyado el levantamiento), LluísCompanys (President de la Generalitat, quedando suspendida la autonomía catalana) y los principales dirigentes del PSOE  como Indalecio Prieto o Francisco Largo Caballero.
A partir de ese momento, se produjo un giro aún más conservador en la política gubernamental acelerándose la rectificación de las reformas del Bienio Progresista.
 
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: