Analiza la crisis general de 1917: sus causas, manifestaciones y consecuencias.

huelgga1
El sistema político de la Restauración atravesó en el verano de 1917 por una de sus situaciones más críticas al confluir una triple crisis (militar, política y social) en un clima de tensiones sociales y políticas derivado de las consecuencias de la Gran Guerra,
1. La crisis militar: Juntas de Defensa.
Uno de los factores que explican el malestar de los militares fue el Proyecto de Reforma Militar, que pretendía modernizar el ejército mediante una reducción del excesivo número de oficiales y un sistema de ascensos en el que primaban los méritos de guerra, lo cual favorecía a los militares que servían en África frente a los peninsulares.
El conflicto surgió entre los jóvenes oficiales peninsulares de algunos cuerpos, que exigían el establecimiento de la escala cerrada, es decir, que los ascensos fueran por rigurosa antigüedad. El descontento cristalizó en la formación de las Juntas de Defensa, que se extendieron a todo el ejército.
En junio de 1917 presentaron un ultimátum al gobierno conocido como el Manifiesto de las Juntas. En el duro pulso entre el gobierno y las Juntas, que contaron con el apoyo del rey, lograron imponer sus demandas.
2. La crisis política: la Asamblea de Parlamentarios.
El lenguaje regeneracionista de las Juntas fue interpretado por diversos y heterogéneos grupos de la oposición (catalanistas, republicanos y socialistas) como una señal inminente de la quiebra del régimen y la oportunidad para una reforma o una revolución democrática.
Francesc Cambó, líder de la Lliga Regionalista, tomó la iniciativa, y ante la suspensión de las garantías constitucionales, la imposición de la censura de prensa y el cierre de las Cortes decretado por el gobierno conservador de Eduardo Dato, convocó a todos los senadores y diputados españoles a una Asamblea de Parlamentarios en Barcelona en julio de 1917.
La Asamblea acordó la formación de un gobierno provisional, la celebración de las Cortes Constituyentes que reformasen la constitución para aprobar la autonomía para Cataluña. Pero el reducido apoyo de los grupos políticos (solo asistieron 70 parlamentarios de un total de 760, en su mayoría republicanos y socialistas.) y el rechazo de la Juntas a sus pretensiones permitieron al gobierno disolverla.
3. La crisis social: huelga general de agosto.
En agosto de 1917 se añadió un tercer desafío: el movimiento obrero se dispone a convocar una huelga general. Ya en marzo de 1917 las dos grandes organizaciones sindicales, UGT y CNT, habían firmado un manifiesto llamando a una huelga general. Para los dirigentes socialistas, la huelga general, en caso de producirse, debería servir para derrocar al régimen e implantar una república democrática.
Finalmente, en agosto de 1917 estalló la huelga general, pero solo tuvo una especial incidencia en los centrsos industriales de Madrid, Barcelona, el País Vasco y Asturias, donde se produjeron los incidentes más graves. En las zonas rurales apenas tuvo incidencia.
El ejército cumplió la orden de disparar contra los obreros, y se produjeron 71 muertos y 2.000 detenidos en todo el país. Los miembros del comité de huelga fueron detenidos y condenados a cadena perpetua, que no llegaron a cumplir, pues al año siguiente salieron elegidos diputados.
MON_BN17121922_ManifestacionContraGuerra_02.jpg
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: